Pablo Messiez en 3 preguntas

Pablo Messiez. Foto: Vanessa Rabade.
Pablo Messiez. Foto: Vanessa Rabade.

“Haciendo teatro”. Eso es lo que se puede leer en el perfil de Pablo Messiez en twitter y no puede estar más ajustado a la realidad. Hace casi un año le bautizaron en un diario digital como “el director de teatro que todos desean”. En Tercera Setmana somos de esos. En nuestra primera edición agotó los aplausos con La distancia. Ahora regresa con Todo el tiempo del mundo, donde firma, además de la dirección, el texto. A Messiez le gusta repetir con sus actores. En Todo el tiempo del mundo, por ejemplo, coinciden parte de la compañía Grumelot (Carlota Gaviño, Javier Lara e Íñigo Rodríguez-Claro) con los que ya trabajó en Los brillantes empeños y la actriz María Morales, protagonista en la mencionada La distancia. Además, suben al escenario Rebeca Hernando, José Juan Rodríguez y Mikele Urroz.

La obra, una coproducción entre Buxman Producciones y Kamikaze Producciones, es un bello texto a partir de la historia de su abuelo, el señor Flores (en la obra y en la vida real), propietario de una zapatería de señoras, en la que el autor pasó más de una tarde de infancia. Su abuelo además le hizo cómplice, cada noche, al caer la persiana del establecimiento, de todas aquellas historias que las clientas le confiaban. Messiez, una de las voces más interesantes del teatro contemporáneo, reflexiona en esta obra sobre la memoria colectiva aplicada a los actos cotidianos, a las personas que ya no están. No citarlas, no recordarlas es como matarlas una segunda vez, es como pretender, sin querer, que no existieron. Un error imperdonable que este gran autor quiere subsanar. Para conocerle mejor, le hacemos tres preguntas.

Todo el tiempo del mundo se podrá disfrutar el jueves, 15 de junio, a partir de las 21.00h, en el Teatre Principal de València. Venta de entradas aquí.

1.- ¿Qué es para ti el teatro?

La definición etimológica dice que “teatro” es el lugar desde dónde se mira. Y creo que ahí está todo. No sólo por la cuestión espacial a la que refiere, sino por la idea del teatro como algo que sucede en la cabeza del espectador. Es allí dónde acontece, en la lectura que haga cada mirada. El teatro es la posibilidad de ese encuentro.

2.- ¿Qué es Todo el tiempo del mundo?

Es una obra sobre el modo en que empleamos nuestro tiempo y sobre las formas en que elegimos nombrar las cosas. Es también un homenaje a mi familia, y un reencuentro con un equipo al que amo. Por más de un motivo, es la obra que más feliz me ha hecho hasta ahora.

3.- ¿Qué despertó tu interés por las artes escénicas y cuándo supiste que te dedicarías a ellas?

Lo supe cuando tenía 12 años al leer en el colegio un artículo sobre el recuerdo como posibilidad de permanecer en los otros después de la muerte. Me dio pánico tomar conciencia del absurdo este de esta vida breve. Quería entender algo de ese sinsentido y me apunté a teatro.

todo-el-tiempo-del-mundo-galeria-01