Entre bambalinas con Paco Zarzoso

Foto: Jordi Pla
Foto: Jordi Pla

El actor, director escénico y dramaturgo valenciano Paco Zarzoso está presente en Tercera Setmana por partida doble. Con la codirección de “Maldito Otoño” (representada el domingo 11 en Castellón) y con la dirección y autoría de “Ultramarins”, pieza que podremos disfrutar el miércoles 14 de junio. Bajo la producción de la compañía Hongaresa de Teatre y un elenco excepcional compuesto por Pep Ricart, Lola López y Miguel Lázaro, esta obra se erige ante nosotros como un retablo de maravillas. Nos sitúa ante un cruce de caminos entre tres personajes: un vendedor, y un padre y su hija, que llevan su espectáculo de teatro itinerante por los pueblos de la España de los años cincuenta. La obra ha obtenido el Premio Ciutat de Barcelona al mejor espectáculo teatral y el Premi Serra d´Or que concede la revista homónima. Hablamos con su autor, a quien el festival rinde homenaje en su segunda edición.

¿Cuándo fue y qué recuerdas de tu primera vez en un escenario?
 
Hace treinta y cinco años…. en el grupo de teatro del instituto. Hicimos una representación de tema ecologista. Era una obra gestual. Recuerdo que yo hacía de uno de “los malos”; los que querían destruir la naturaleza. Bailábamos y gritábamos con expresiones siniestras a ritmo de “Carros de fuego”. Muy emocionante. Se me salía el corazón por la boca. Lo peor, que en esa época se llevaban los leotardos… Y a mí, que soy muy tímido, me daba un poco de vergüenza.

¿Con qué parte del proceso creativo disfrutas más?
 
Mientras formen parte del proceso creativo, todos pueden ser apasionantes. Sobre todo los momentos en los que se unen los diferentes imaginarios y aparece, mezcla de todos ellos, lo imprevisible. En el reinante caos, de pronto surge un orden, un orden misterioso. Y aquello que empezó como un idea, un título, se hace corpóreo, trasciende, tiene ritmo, atmósfera, rugido.
Lo que es un tostón es cuando te ves obligado a realizar, desde la precariedad, tantas labores ingratas: conseguir financiación, labores de distribución y administración, bajo el yugo de la autoexplotación.
 
¿Consigues disfrutar cuando ves trabajos ajenos, o te puede la deformación profesional?
 
Es posible que “la deformación profesional” te haga entrar en el teatro con una coraza que a veces (no siempre) no ayude a ese disfrute… Pero al mismo tiempo esa “formación profesional” te hace disfrutar de otras cosas con las que quizá no disfruten los que no se dedican a esto. También creo que cuando una pieza de teatro está viva, hay ingenio, belleza, trascendencia, valentía, humanidad, humor sangrante, no hay coraza que no se traspase.
 
¿Cuál consideras que ha sido hasta ahora tu mejor momento profesional?
 
“Momento profesional” lo relaciono con algo demasiado prosaico…  ¿Reconocimiento social? ¿Bonanza económica?
Para ser sincero diría que mi mejor momento teatral es ahora, en este instante, ya que es el único momento que me interesa. Me sorprende que a pesar de las dificultades que tenemos todos para poder realizar nuestro oficio, y del previsible cansancio de la edad, sigo haciendo teatro con la misma pasión y entrega.
 
¿Por qué debe ir la gente a ver “Ultramarins”?
 
Obligatoriamente solo “deberían ir” las personas que nunca han visto el mar e hicieron la comunión vestidos de marineritos…  Pero también es una obra recomendable para aquellos que lo han visto, lo han amado, lo han han odiado, le han temido, lo han pintado con acuarelas robadas, se ahogaron en él y luego resucitaron…
 

“Ultramarins” se representará el miércoles 14 de junio a las 21 horas en el Teatre Rialto de València. Venta de entradas aquí.