Lo que es y lo que no es “Joc de xiquetes”, por Adrián Novella

joc-de-xiquetes-galeria-04
Foto: Valencia Teatros.

En las distancias cortas es donde mejor se conoce a las personas. Una reunión de padres de alumnos es el caldo perfecto para que asomen miserias, manías y prejuicios. Joc de xiquetes reproduce una de ellas basándose en hechos reales. Los espectadores, reconvertidos en progenitores pasivos, van ocupando el interior de un aula. Allí pasarán de participar en un baile infantil al silencio ante el estallido del conflicto. Uno de los profesores es acusado de abusos. Se desata la jauría humana. Adrián Novella, en su doble faceta de director y dramaturgo, consigue un relato sin fisuras, gracias a un texto depurado y fresco, del que se espera impaciente lo que va a ocurrir inmediatamente. A él le pedimos que nos explique lo que es y lo que no es este Joc de xiquetes.

Joc de xiquetes es

Un juego entre actores y espectadores que conduce a una catarsis colectiva.

Una reunión de padres y profesores en la que se puede ver los miedos de cada una de las partes implicadas en la educación, y lo que estos conllevan.

Una muestra clara para aquel que no conoce y un espejo para todo aquel que haya participado en este tipo de reuniones, que le señala, le acusa, de una manera directa pero no hiriente.

Una denuncia sobre la falta de comunicación y sobre la costumbre social de condenar sin saber si a quien juzgamos severamente es culpable o no. Ahora no se necesitan pruebas; no hay presunción de inocencia. Es lo que nos permite estar conectados a través de las redes sociales, la crítica y la condena. Y a la vez, estas redes permiten no estar realmente conectados como sociedad.

Joc de xiquetes no es

No es una obra infantil, aunque hable de niños. No es una comedia, aunque hay momentos de baile, distensión y risas. No es una tragedia, aunque hable de un tema complejo. Es una historia común que sucede en todas partes, día tras día, y que es difícil tratar por muchos casos que se hayan dado.

No es una obra aleccionadora que dictamina quienes son los buenos y quienes son los malos. No resuelve preguntas, las plantea.

No es teatro a la italiana, aunque puede serlo. No se olvida del espectador oscureciendo su rostro en una sala.

No es un capricho. Es una historia que parte de la necesidad de contar un caso que sirva de ejemplo de un tema que solemos condenar pero no tratar.


“Joc de xiquetes” se podrá disfrutar el martes, 13 de junio, a partir de las 20.00h, en el Centro de Educación Infantil Patufet. Venta de entradas aquí.